Reflexiones de un sábado por la mañana (CCLXX).

Administrar Justicia.

 

No, no, nooooo: Es que no os enteráis bien:

Si al delito se le mete mano y no llego ni al paquete de folios de sumario de secreto ibérico, hundo a las industrias papeleras y dejo hueco en las estanterías. No soy así.

Síííííííííííííííí, que sí, que ya lo sé: que prescriben. Bueno, pero prescriben lo justo.  Y para eso estamos los jueces, para lo justo.

Yo eso de presentarme con menos de cuatrocientos millones de folios debajo del brazo es que no lo veo, qué quieres que te diga.

Unos vendieron un terreno, de acuerdo. Pues otros los comprarían ¿o no? Pues entonces hay equilibrio, otro de los matices y fines que persigue cualquier juez que se precie.

Unos dicen que se jubilaron sin haber trabajado en su vida. Si cobraron sin trabajar, lo razonable es que, una vez jubilados, donde tampoco van a trabajar, sigan cobrando, digo yo.

Tenemos aquí reflejados tres aspectos fundamentales en la actuación de los jueces:

Justicia, Equilibrio y Raciocinio.

¿Quién puede pedir más?

Golfos, golfos, ha habido siempre. Sin ellos, ¿a quién juzgaríamos?

Si alguien resulta ser primo y se salva, se compensa. Porque ¿quién no ha hecho el primo alguna vez para llevarse un disgusto? Siempre ha habido un primo fuerte que nos ha defendido contra las adversidades, ya en forma de trompadas a los matones, ya en forma de ministro al que no consta que su primo, por quien pondría en el fuego la mano de su primo, haya recibido primas distintas de las familiares. Luego todo queda en familia y ahí es mejor no meterse, porque cada casa es cada casa. Luego todo casa.

Las empresas grandes, me lo tiene dicho mi abuela desde siempre, son como los panales: si no hay una mano firme que dirija y unas buenas obreras que no paren, ni descansen y que coman poco, el trabajo se va pabajo. Como el carajo. Hay que estar muy pendiente. Lo que pasa es que ¿cómo me voy a enterar de si el de la mesa de al lado, a más de dos metros de distancia de la mía, se mete un par de comisiones con alguna criatura necesitada que no llega ni al millón de saldo en sus cuentecitas? Y si me entero, ¿no se me cae el alma cuando me dice que es la última vez, de verdad que sí? Yo es que no tengo corazón más allá de quitarle la mitad. O menos, la mayoría de las veces. Y no se queja ni el bedel, que siempre tengo un detallito con él.

En cuanto se le resume el párrafo anterior, el juez suelta unos lloros, unos quejidos, un ponerse en el lugar… que hace que sobresea en un pis pas. Qué sentrañas tendría si abriera otro sumario que llevaría al sudario del sofocón.

No, amigos: NO. Esto de llevar las causas eternamente abiertas sólo conduce a la perdición de folios y de tiempo. Y a la hernia fiscal.

Comprendamos que es el tiempo, inexorable administrador de risa floja, el que mejor ejemplifica cómo han de dejarse los papeles sin tocar una temporadita en su caja, para que se acomoden los ácaros, tantas veces expropiados sin un mínimo cuchitril donde pasar la noche.

Comprendamos que hay que seguir odiando el delito y compadeciendo al delincuente.

Es un mensaje de la Dirección General de La Ralentiley, Subdirección PrisaPoca, Negociado Mangancha, Sección Tesquieriya, Oficina Solvidó, Mostrador Nomacuerd.

 

Tengan todos ustedes muy buenos días.

 

Anuncios

3 Responses to Reflexiones de un sábado por la mañana (CCLXX).

  1. Eres simplemente genial amigo mío. Te voy a difundir esta historia sobre la realidad. Como todas las tuyas.
    Un abrazo desde Alicante a Cadiz.

  2. Como todos tus escritos, genial. Si algunos leyeran estas cosas les cambiaría el semblante: creo que todo se lo pasan por el forro. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: