Reflexiones de un sábado por la mañana (CCLXXVIII).

2014/06/14

Diversas pregunta Reales, que no Imaginarias.

 

¿Tanto boato y tanta pompa en el siglo XXI para recibir un bastoncillo donde apoyarse y una corona para que no le dé el Sol?

Las infantas ¿perderán ese día de clase porque su abuelo le hace un regalito a papá? Pero, ¿cuántos días de Reyes hay?

¿Habrá juglares, comefuegos y, por favor, bufones en la Corte?

¿Las perdices estarán hechas o poco hechas? ¿Soltará el ex monarca perdigones al hablar o disparará con balas?

¿Podrán acudir los bastardos, debidamente acreditados? ¿Bastan dos?

¿Quién asaeteará las gruesas cortinas con preguntas incisivas, ahora que Robin Hood también se ha jubilado?

¿Cabalgará el espíritu del Cid? ¿O tendrá cerrados sus compromisos en las Ventas?

Pero si fuera, si acudiese, ¿le haría jurar que va a ser bueno y la mar de fiel a la peña?

¿Estará tranquilito el asuntillo de la línea del Rosellón? Mira, que a río revuelto…

¿La Constitución se hace para ponerla en solfa? Ah ¿que es para aplicarla? Perdone.

Pero cambiarla no da calambre ¿no? ¿O sí, y de ahí lo del subidón de la luz?

En cuanto a los acuerdos de Papá con sus amigotes, ¿no tiene cada uno sus propios amiguitos? ¿No es mejor que ellos sigan con el dominó, que es lo que les gusta?

En casa, a partir de ahora, ¿nada de chivatazos a mamá? Defiéndete y manda a tus hermanas a su cuarto y que hagan cursillos de lectura comprensiva de documentos. Unos con firma y otros sin ella, para que vean la diferencia.

¿Qué le vas a decir a Obama? Si te habla de venirse unos días, te vas mientras tú a la suya.  Es lo moderno. Así verás cómo no te deja las habitaciones hechas un asco. A cambio, mirad lo de la colaboración básica: la de las bases.

¿Y al Putin? Ese está pendiente de las pilas para el cerebro, que se las traen de China, así que ándate con ojo y dale conversación en frases cortas o se corta y lacrimea. A ése, si viene, lo alojas en un búnker y todo lo que explote le explote a él. No se le va a notar en el adusto y molesto gesto tras el susto.

¿A quién vas a mandar a callar tú en las cumbres? ¿Y en los llanos?

¿Disgustos a mamá, los justos? ¿Ganará para ellos algo más?

¿Y tu paguita? ¿Qué tal dártela a eso del veintitantos para que siempre te llegue a fin de mes?

Mira, tengo que dejarte. NO he dicho que no sea monárquico, es que tengo el cocido en la lumbre. Pórtate bien ese día y no des muchas carreras por el hemiciclo, no vayas a caerte tu primer día de Realidad, digo Reinado.

 

Por mi parte, todo el crédito. A ver cómo me lo administras, Felipe miré. Perdón, Felipe VI.

 

Me pongo a tus órdenes.

 

Tengan todos ustedes muy buenos días.

Anuncios